Lo que he aprendido después de cerrar mi empresa

cese-negocio
Estándar

Cuando tienes una idea empresarial y toda la ilusión del mundo para llevarla a cabo, siempre buscas información y consejo de los gurús del mundo emprendedor para llegar al éxito y codearte con ellos en el futuro. Admitamosló, crees a pies juntillas que llegarás a codearte con ellos, pero es solo un sueño para el 99% de emprendedores, si eres uno de ellos te explico lo que he aprendido después de cerrar mi empresa.

Todos esos gurús mediáticos del mundo startup están ahí por varias razones, pero sobre todo por una: una combinación de trabajo,  formación, olfato de negocio y suerte. Si, has oído bien, es una combinación de factores los que hacen que una idea de negocio triunfe y otras muchísimas no. Me refiero triunfar a “petarlo” de verdad. A que venga Google y quiera comprarte, a que entres en una ronda de inversión de capital riesgo y levantes mínimo 250.000 euros, eso, querido amigo, es lo que en este mundo es triunfar. El resto es llegar a fin de mes con tu negocio, pagando nóminas a duras penas y pensando porque estas currando a las 2 de la mañana en tu casa.

Muchos de nosotros, soñadores, tenemos alguna de esas 4 características, e incluso 3 de ellas, pero en muchas ocasiones nos falta alguna importante, como la suerte, eso suponiendo que la idea de negocio la estés montando tu solo, en mi caso fué con dos socios y no funciono por varias razones que explicaré aquí por si te sirven de algo. Espero que mi fracaso te ayude en tu sueño.

1. Tipos de socios en una empresa para un emprendedor

Esto es algo básico que hay que tener claro a la hora de montar una empresa. Saber bien las funciones que se van a desempeñar en la misma, quien, cuando y como va a hacer qué. Parece que teniendo personas afines con las que montar la idea todo será mucho mas fácil, pero sin una seguridad en este aspecto, al cabo de un tiempo puede que sea mas un infierno, que una bendición el tener que tomar las decisiones por mayoría y ver como tu te deslomas mientras tus socios se dedican a otras actividades. Lo triste es que en mi familia ya tenia la experiencia de alguien que paso por la misma situación, pero no quise ver los peligros de la situación en la que yo mismo me metía.

Es por ello que yo recomiendo solo 2 tipos de socios para tu negocio.

El socio operativo

Denomino socio operativo a aquel que te va a ayudar en el día a día del negocio, que lo va a poner en marcha contigo y que se va a comer contigo los marrones cuando aparezcan. Es vital que esta persona tenga los conocimientos necesarios (al igual que tu) para trabajar en esa idea de negocio, no vale solo la actitud, debe ser capaz de trabajar al mismo o parecido nivel que tu en la empresa y dedicarle el mismo tiempo que tu. No nos vale un socio que viene cuando puede, cuando tiene algun rato libre o que no tiene los conocimientos como para ayudarnos. Nos hace perder mas tiempo que lo que nos ayuda. Además de que podemos darle determinados privilegios que luego se nos vuelvan en contra.

El socio inversor

Esta es la otra cara de la moneda, aquel que solo pone dinero pero no trabaja. Esta figura es muy necesaria al empezar muchos negocios, pero se le debe dejar claro que no influirá en las decisiones empresariales ni en el día a día, salvo para pedir explicaciones relativas al retorno de su inversión, como es lógico. Es muy frustante tener a alguien constantemente preguntando y metiéndose en todas la decisiones pero sin llegar a ayudar en nada, por tanto,esta figura del inversor es necesaria,  pero debe estar muy claro al firmar el acuerdo de socios.

Mi ejemplo

En mi caso mis dos socios eran propietarios de otra empresa, y me propusieron la creación de la sociedad para aprovecharse de mis conocimientos, mientras que ellos ponían los contactos para los primeros proyectos. Durante un tiempo, ya que yo tenia otros clientes mientras aparecían proyectos grandes, la cosa fue bien porque tenia tiempo para dedicarle a la nueva sociedad, trabajar en los proyectos que salían, además de mis clientes particulares, mientras que mis socios se dedicaban al tema comercial (en el acuerdo, uno de ellos iba a realizar labores muy importantes de marketing para los clientes, al final lo hizo solo para uno).

Cuando nos entro un proyecto que verdaderamente requería el trabajo de los 3 socios llegaron los problemas, ya que ellos carecían del conocimiento técnico para hacer nada en ningún proyecto, lo que nos obligo a contratar mas personal (ya teníamos un par de personas) para poder dar servicio, cuando si ellos hubieran tenido conocimiento técnico, quizás no hubiese hecho falta y hubiesen podido ayudar a terminar todo lo que hacía falta. La circunstacia de que ellos tenian su propia empresa, hizo de aquel momento la tormenta perfecta para el fracaso. Ademas de no poder hacer nada, ni siquiera tenian el tiempo para hacerlo. Fracaso absoluto.

Continuará……

 

cese-negocio